En 1992 cayeron al mar miles de patitos de hule.

En 1992 cayeron al mar miles de patitos de hule.

Por WikiMéxico.

El mar nunca está en reposo, ya que sus aguas se encuentran en continuo movimiento. Los movimientos pueden ser superficiales como las olas, profundos como las corrientes marinas o de variaciones periódicas como las mareas.

En 1992, un barco que transportaba miles de patitos de hule de Hong Kong a Alaska se encontró con una tormenta y perdió un contenedor con 29 mil juguetes de plástico, en su mayoría patitos de hule, éstos comenzaron a naufragar por el océano y aparecieron en playas muy lejanas a su origen como en las costas de Escocia o Sudamérica, entre otras.

Este incidente fue aprovechado por la comunidad científica para investigar los movimientos del mar, sobre todo las corrientes marinas que son como grandes masas de agua que recorren los océanos con diferente temperatura y densidad que el agua que las rodea y que son una parte fundamental de la distribución climática del planeta, la distribución del plancton y de la flora y fauna marina.

Seguir estos patitos de hule por más de 20 años ha servido para determinar la dirección y fuerza de las corrientes marinas y el tiempo que puede estar un objeto flotando en el mar.

También se encontraron con otra sorpresa, nada grata; en el océano Pacífico entre Hawai y Alaska existe una gran isla de basura con una superficie 7 veces mayor a la del Estado de Chihuahua. Esta isla se formó debido al transporte de las corrientes marinas donde se acumula la basura de todo el planeta en un lugar llamado remolino del Pacífico Norte o Latitud de caballos que es donde convergen las corrientes del Pacífico Norte, Ecuatorial del Norte y Kuroshio de Japón.

Por todo el océano flotan patitos de hule, botellas de plástico, desperdicios, petróleo, aceites, entre muchos otros contaminantes. Los océanos que son donde se originó la vida y los que nos han acompañado en el devenir como humanidad se encuentran contaminados y con miles de materiales flotantes.

La importancia de los océanos para el planeta es inmensa empezando porque son los reguladores térmicos más importantes, son el reservorio de vida más grande, son los grandes generadores de oxígeno y forman parte esencial del ciclo del agua.

Además todo esto repercute de manera directa en la sociedad. Los océanos nos proveen alimentos, minerales, son usados como el medio de transporte más importante de mercancías, entre muchas otras cosas.

Cada vez que tiramos una botella de plástico pensemos en el peso de su existencia sobre los océanos; vivamos cerca o lejos de ellos nuestros destinos están encadenados.