Asientos de piel

A la hora de adquirir un auto ya sea nuevo o usado, existen factores que son determinantes en nuestra decisión de compra; uno de ellos es el nivel de equipamiento. Detalles como el quemacocos o un reproductor de seis discos compactos a veces resultan irrelevantes pero, existe un detalle que nunca pasamos por alto: el tipo de vestiduras.

Algunas personas prefieren los asientos de piel porque se ven más lujosos, otros prefieren los de tela porque los consideran más cálidos y acogedores, hay quienes prefieren vestiduras de piel pero se sale de su presupuesto y hay simplemente a quienes les da lo mismo.

Por eso, a continuación te presentamos los pros y los contras de ambos tipos de vestiduras.

Asientos de piel

Pros:

  • Son más elegantes tanto a la vista como al tacto y hacen lucir mejor a tu auto. Aunque tu vehículo no sea tan lujoso, los asientos de piel le darán ese plus para que suba un peldaño.
  • Su mantenimiento es más fácil ya que no absorben líquidos y además existe un sinfín de productos, líquidos, hidratantes y toallas para protegerlos y evitar que se decoloren con el tiempo.
  • Si tiene asientos de piel, tu auto tendrá un mayor valor de reventa.

Contras:

  • Cuando hace calor se calientan mucho y se vuelven pegajosos al contacto con la piel.
  • A diferencia de un auto con asientos de tela, uno con piel cuesta entre 7 mil y 10 mil pesos más.
  • Ahora que está de moda ser "verde", los asientos de piel no resultan muy amigables con el medio ambiente ya que su uso implica la muerte de uno o varios animales.
  • En invierno son más fríos y tardan más en calentarse.
  • Son más resbalosos; en una curva cerrada puedes terminar en el asiento del copiloto.
  • Son más sensibles a rayones y rasguños de mascotas.

Asientos de tela vs. asientos de piel

Asientos de tela

Pros:

  • Son más resistentes a la temperatura y, haga frío o calor, siempre van a mantenerse templados.
  • Proporcionan un mayor agarre.
  • Son más accesibles y, aunque existen diferentes variedades y calidades de tela, nunca va a ser tan cara como la piel.
  • Son suaves y acogedores; su calidez hace que mucha gente los prefiera.


Contras:

  • Absorben todo tipo de líquidos y manchas. Si se te derrama una bebida, los asientos la absorberán inmediatamente y dejarán una mancha que, si no es permanente, te costará más trabajo retirarla.
  • Su mantenimiento es más caro y complicado; para limpiarlos hay que llevarlos a un establecimiento que se especialice en lavado de interiores y además de que te tomará más tiempo, también implicará un gasto mayor.
  • También absorben todo tipo de olores ambientales como a cigarro y comida y tardará mucho tiempo en que desaparezcan.
  • No son tan elegantes como los de piel.
  • Sin importar el tipo de vestiduras que elijas ya sea por gusto o por presupuesto, lo más importante es el mantenimiento que les des para que tu auto siempre luzca como nuevo.