McLaren fue el primer equipo de Fórmula Uno en utilizar chasis de fibra de carbono en sus autos de carrera en 1981. Nueve años después incorporó estas innovaciones de la Fórmula Uno para crear el monocasco de fibra de carbono para el F1, logrando un resultado de sólo 100 kilogramos, sin dejar a un lado la dureza y seguridad del mismo. Las puertas de fibra de carbono tan sólo pesan 7 kilos cada una.

No te pierdas:

Lo mejor del Auto Show de Ginebra 2011

Tips para proteger la pintura de tu auto

Consejos para conducir de noche