Estaba Cristiano Ronaldo
chuleándose en el espejo
mientras su equipo lastimado
tuvo que morir parejo.
Al darse cuenta la Muerte
puso en jaque al astro
que por su vanidad creciente
descansó encima del pasto.