Habitantes del pueblo de Pomuch, a 100 Km de la ciudad de Campeche, continúan una tradición milenaria y única en el mundo. En estas fechas aprovechan para preparar sacar los huesos de sus familiares y limpiarlos. Esta costumbre proviene del sincretismo maya y español.