Pero la huella de esta enfermedad también se extiende hacia el sur del continente americano. La Organización Panamericana de la Salud subraya que varios países de América Latina y el Caribe presentan algunas de las tasas más elevadas, en lo que a riesgo de fallecer por cáncer de mama respecta.

Esta entidad expone que, en 2008, más de 320.000 mujeres fueron diagnosticadas de cáncer de mama en las Américas y 82.000 fallecieron como consecuencia de esta afección. Además, "las proyecciones indican que el número de mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en las Américas aumentará un 60% en 2030", apunta.