diente roto ©Agencia ID

diente roto ©Agencia ID

En 2011, el total de personas heridas por accidentes de tránsito en México fue de 135 mil 735, de los cuales más de 36 mil tenían entre 25 a 35 años de edad. En tanto, se estima que el número de fumadores de ese mismo rango supera los 20 mil. Pero, ¿qué tienen en común estos dos grupos? El hecho de que ambas condiciones son de las principales causas de pérdida de piezas dentales en edad temprana.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud, la mayoría de las lesiones por accidentes viales se debe al exceso de velocidad, conducir bajo efectos del alcohol, utilización insuficiente de los cinturones y dispositivos de seguridad, así como el mal trazado o condiciones de las vialidades. Además, de acuerdo con un reporte del Instituto Nacional de Salud Pública, los efectos más graves de este tipo de percances son las contusiones, lesiones en columna, fracturas y pérdidas de dientes.

En ese último caso, no existen estadísticas a nivel nacional de las personas que han perdido sus piezas dentales por accidente de tránsito, pero un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan, publicada en el European Journal of Emergency Medicine, da estimaciones por las que este tipo de lesiones son comunes durante los choques entre automóviles.

Según el estudio, las bolsas de aire de los automóviles han reducido las víctimas mortales por colisiones, pero están relacionadas con lesiones en el rostro durante su uso, debido, sobre todo, a la mala posición del conductor o a la falta del uso del cinturón de seguridad. Aunque, indica, el tipo de golpe y su intensidad son los principales factores para determinar el daño a los pasajeros.

Tabaquismo vs dientes

Por lo que se refiere al tabaquismo, se sabe que una gran cantidad de las más de 500 sustancias contenidas en el cigarrillo interfieren con la salud bucal. En ese sentido, también existen estudios epidemiológicos que han demostrado que la pérdida de dientes en la población entre los 25 y 35 años de edad está directamente relacionada con el número de años en que se tenga el hábito de fumar.

La nicotina y demás sustancias del cigarrillo generan una reacción con los microorganismos que componen la placa dentobacteriana, lo que promueve la aparición de caries o periodontitis y, eventualmente, la pérdida de la pieza dental de no atenderse adecuadamente. Sin embargo, algunos reportes científicos también relacionan al tabaquismo con la caída de la dentadura sin que se reporte alguna enfermedad bucal.

Incluso, existe una investigación realizada la década pasada en Suecia donde hicieron un seguimiento por 10 años a un grupo de 273 individuos con el hábito del cigarrillo, de los cuales 93 perdieron un total de 260 dientes.

La investigación también determinó que los jóvenes varones que fumaron más de 15 cigarrillos al día tuvieron mayor riesgo de perder piezas dentales, y éste se incrementó al combinarse con la presencia de placa dentobacteriana y la mala higiene bucal.

A pesar de que existen otras causas relacionadas con la pérdida de dentadura en la población menor de los 50 años, como la presencia de diabetes, malnutrición o deficiencia de absorción de calcio, el tabaquismo y los accidentes viales son más comunes en esta población, por lo que ambos están considerados en México como problemas de salud pública.