Dolor de muelas ©Agencia ID

Dolor de muelas ©Agencia ID

Cuando se realiza una cirugía bucal, ya sea simple o compleja, es importante seguir ciertos cuidados e indicaciones para poder llevar una recuperación sin mayores problemas.

Se aconseja que los primeros tres días después de la cirugía, coloque ocasionalmente una bolsa de hielo sobre el área afectada para ayudar a desinflamar.

En caso de que después de la intervención presente un poco de sangrado, evite escupir, enjuagar o chupar, porque esto altera la cicatrización. Puede colocar una doble gasa en la zona haciendo presión durante 30 minutos. Si persiste el sangrado en abundancia debe acudir al especialista.

El día de la cirugía se recomienda comer solamente alimentos suaves y fríos. Posteriormente, mantenga una dieta suave y blanda. Y evitar comer alimentos duros o condimentados.

Se aconseja no cepillar los dientes en las áreas que tienen sutura. Se puede limpiar con un hisopo de manera suave para no lastimar la herida.

Es natural sentir algo de dolor después de cualquier cirugía en la boca. Para ello el cirujano podría recomendar algún medicamento; es importante tomarlo de acuerdo con las instrucciones a fin de evitar cualquier molestia o infección.

Durante la primera noche después de la intervención, puede colocar dos almohadas para dormir, teniendo la cabeza más alta que los pies, y de esta manera evitará en gran parte la inflamación de la zona quirúrgica.

No fume los primeros cinco días, ya que el humo irrita los tejidos operados y retarda la cicatrización; tampoco realice esfuerzos físicos (levantar peso, deportes) y evite el contacto con calor (secadoras de pelo).

Con estos tips, además de las instrucciones que su doctor le indique, podrá ser más fácil el proceso de cicatrización y evitar cualquier tipo de complicación.